domingo, 6 de octubre de 2013

Nunca más coca-cola.

         Y decidí estar allí. Y no fue por ti. Vamos pequeño no me mires así. Como si estuviese loca. Locos los que beben coca-cola, pudiendo probar tus labios. 
       Vamos, no me mires así. No te persigo. Estoy perdida en esta noche de focos oscuros. Vamos no pienses que es obsesión. Solo es que ese rubio, tan brillante, es el único foco que brilla esta noche. No pienses que estoy loca. Vamos, no conviertas esto en algo personal. Yo sé que tú también tienes tu obsesión. Aunque parezca que estés perdido, yo sé que hace tiempo me has visto. 
        Una vez te probé. Y ya sé, que nunca más la coca-cola. Sigo buscándote por aquellos sitios que una vez fueron nuestros. Pero de día ya no te pareces. De noche es cuando te veo. Tu pelo rubio inconfundible, te señala como solitario. Te confundes con las luces, pero es que mi obsesión siempre fue mas fuerte. Eres tan dulce, ¿Porqué no eres miel?
       Vamos pequeño. Acércate. Hagamos mi obsesión nuestra, o ¿Es que no has visto mi pelo?. Yo tampoco me confundo con la noche, de focos negros y de ojos oscuros. Dentro de poco vas a perder tu magia. El alcohol que corre por mis venas pronto se acaba. Y perderás tu sabor. Nunca más coca-cola. Cuando se haga de día, ya me serás indiferente. Vamos, ya te lo dije, no estoy loca. Es esta obsesión, que de noche me arrastra. Cada día, tu rubio se confunde como si fuese focos.
                    Vamos, espérame, y hagamos nuestra, esta obsesión que por las noches me traiciona. 
           

1 comentario:

  1. Que preciosidad de blog! te sigoooo sin duda alguna!
    Si quieres pásate por el mio y le echas un vistazo, xxx:):)
    http://lovevinttage.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Seguidores